sábado, 13 de fevereiro de 2016

Eros, el dulce-amargo

"Hay algo excepcionalmente convincente en las percepciones que uno tiene cuando está enamorado. Parecen más verdaderas que otras percepciones, y más verdaderamente propias, ganadas a la realidad a un costo personal. Se siente una mayor certeza respecto del amado como complemento necesario. Los poderes de la imaginación se confabulan en esa visión, evocando posibilidades que trascienden lo real. De golpe un yo nunca antes conocido, que ahora da la impresión de ser el verdadero, adquiere nitidez. Una ráfaga divina puede atravesarte y por un instante un cúmulo de cosas factibles de ser conocidas parecen posibles y presentes. Después se impone el límite. Uno no es un dios. Uno no es ese yo ampliado. De hecho, uno no es siquiera un yo completo, como queda ahora en evidencia. Ese nuevo conocimiento de posibilidades es también un conocimientos de lo que falta en la realidad."

Anne Carson
Traducción: Ezequiel Zaidenwerg

Nenhum comentário:

Postar um comentário