sexta-feira, 24 de outubro de 2014

"Recomún que todos los que tienen una historia
al costado del lecho dejen la ropa.
Que caigan muchas resistencias en livianas remeras,
en jeans un poco sucios. Algunos entre la oscuridad
tienen formas irreconocibles,
medias y el nombre: paños menores. Para sobrevivir
a todos y a todas las preguntas con las que
se van deshaciendo las cuadras de la calle Rosetti
retomo el momento en el que como una tribu
frente a la pila de ropa que se confunde clasificamos y nos
vestimos
de nuevo, parcial, para recorrer el departamento. También
cuando
pasó del momento encendido y lo más próximo es la calma
de dormir imitando la respiración del otro.
"Todo está conspirando contra"
debe pensar el que espera el bondi en la parada de abajo
del ventiluz. Muchas veces firmo ese diagnóstico.
Lo sostengo en las misiones errantes.
Encendemos un fuego que se ve desde
adentro del naranja de ese trazo nervioso.
Este es el minuto de silencio especial
en honor a todo lo que se desplomó.
A los que cayeron. Dedicado a la insistencia
con las que las olas rayan el suelo dorado de la cocina
y los caprichos agrandan la política y hacen
que la historia nos aplaste y nos, es una percepción, escuche."

(Sebastián Morfes, un minuto.)

Nenhum comentário:

Postar um comentário