quarta-feira, 3 de fevereiro de 2016

( )

"(Levántate).
Ahora todo es esperar, y a nadie le importa.
Cuanto tu espera termina, este cuarto aún existirá
y seguirá teniendo zapatos, vestidos, cajas.
Y tal vez, algún día, otra persona que espera.
O tal vez no. A la habitación tampoco le importa
(...)
Lo que una vez fue un emocionante y misterioso futuro
ya ha quedado atrás. Vivido. Entendido. Decepcionante.
Te has dado cuenta de que no eres especial.
Has luchado tanto por existir, y ahora te deslizas silenciosamente hacia la nada.
Es la experiencia de todos. La de todos y cada uno.
Los detalles apenas importan. Todos somos todos.
Así que tú eres Adele, Hazel, Claire, Olive. Eres Ellen.
Todas sus penas son tuyas. Toda su soledad. Su pelo gris y lacio.
Sus manos rojas y toscas. Todo tuyo.
Ya es hora de que lo entiendas.
(Camina).
Mientras la gente que te adora deja de adorarte,
mientras mueren y pasan al más allá,
mientras te despojas de ellos,
de tu belleza y tu juventud,
mientras el mundo te olvida y reconoces tu fugacidad
mientras pierdes tus características una a una,
mientras descubres que nadie te mira y nunca lo ha hecho,
tú sólo piensas en conducir.
No en que vienes de un sitio y te diriges a otro.
Tan sólo en conducir, viendo pasar el tiempo.
Ahora estás aquí. Son las 7:43.
Ahora estás aquí. Son las 7:44.
Y ahora, ya no estás."


Charlie Kaufman

Nenhum comentário:

Postar um comentário